sobre_ozono.png
Ralozone

Sobre el ozono

¿Qué son los generadores de Ozono?

Los generadores de Ozono son equipos que imitan los fenómenos físicos que se producen en las tormentas y por esa razón, podemos identificar el olor del Ozono con el de la atmósfera tras una tormenta. También podremos oler el Ozono cerca de equipos eléctricos de alto voltaje o que produzcan chispas, siendo ese el caso de muchos motores eléctricos que generan Ozono al producir chispas en los contactos de sus escobillas. Visualmente, el fenómeno se manifiesta por la aparición de un efluvio violeta.

 
 

El poder desinfectante del Ozono

Desde finales del siglo XIX se estudian las propiedades desinfectantes y antisépticas del Ozono, utilizándose con gran eficacia en tratamientos ambientales.

El Ozono es el compuesto más oxidante después del flúor (un gas muy venenoso para el ser humano), pero a diferencia de éste, el Ozono, en cantidades controladas, resulta beneficioso para el ser humano y no genera residuos contaminantes, sino que su residuo es la simple molécula de oxígeno (O2). Así, en la actualidad, el Ozono es la herramienta más efectiva para conseguir las más potentes y mejores garantías de desinfección, siendo del orden de 300 a 3.000 veces más efectivo que el cloro. De este modo, consigue destruir microorganismos que el cloro no elimina y ademas, lo realiza en periodos de exposición muy reducidos.

En cantidades perfectamente admisibles, e incluso beneficiosas para el ser humano, actúa de forma eficaz como agente bacteroestático y fungicida, evitando contagios y eliminando alergias.

El Ozono, además de Desodorante, es Desinfectante (Protozoicida, Bactericida, Viricida, Fungicida y Esporicida), destruyendo con gran rapidez la Giarda, Escherichia Coli, el Cryptosporidium, Estreptococos, Estafilococos, Colibacilos, Helicobacter Pylori, etc., así como las más enérgicas toxinas difterianas y tetánicas.

Elimina sustancias irritantes, alérgicas y molestas, reduciendo notablemente el nivel de microorganismos presentes en el ambiente y descomponiendo olores y sabores.

Oxida hierro y manganeso, depurando y descomponiendo químicos como son el benceno, cetonas, ácidos, derivados del azufre, detergentes, cianuro, nitritos, fenoles, pesticidas y herbicidas, el moho de los aires acondicionados de vehículos y edificios y el amoniaco de los aseos. Desinfecta los excrementos de las granjas de animales o el de los recipientes utilizados para los animales en el hogar.

El Ozono convierte el altamente tóxico monóxido de carbono, producido por la automoción en las grandes ciudades, en inofensivo dióxido de carbono.

Además, mejora especialmente la conservación de los alimentos en las cámaras frigoríficas, reduciendo las mermas sin ocasionar reducción significativa de color en la piel o envoltura exterior, ni oxidación, ni pérdidas de sabor. Por último, ahuyenta definitivamente la polilla, carcoma, termitas, etc.

Normativa Europea

Te explicamos la regulación Europea sobre el uso seguro del Ozono.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar